lunes, 14 de febrero de 2011

Interior




En los peldaños de la vida me senté a ver como te alejabas dejándome abandonada y sin saber donde ir. Tus pasos retumbaron en mis oídos y no pude hacer nada para demostrarte que puedo ser la persona que necesitas. Nada importa ya, mis lágrimas lo cubren todo y el velo de mi desesperanza me ha drogado como un néctar mortal que ya no puedo detener. Me sentaré a esperar el final con la poca fuerza que me queda, para lograr encontrarte en las cavernas retorcidas de mi interior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada